Qué residuos son los más difíciles de reciclar

25 agosto 2022

Tenemos un compromiso con la sostenibilidad, por lo que es importante saber qué residuos son los más difíciles de reciclar. Esta lista nos viene muy bien para recordar el trabajo que se realiza en GIRSA dentro del proyecto Smartmulch, para poder convertir en elementos útiles residuos difíciles de reciclar cómo la paja del arroz.

Cuales son los residuos más difíciles de reciclar

Lo más importante siempre es atender a las recomendaciones y realizar un correcto reciclaje, por lo que deberemos introducir los residuos domésticos o de industria en su contenedor adecuado. Ahora bien, una vez conozcamos nuestra lista debemos de empezar a reflexionar sobre el uso de determinados productos.

Ahora bien, es importante buscar alternativas para poder reducir el consumo de productos cuyo reciclaje es muy complicado. Existen múltiples alternativas económicas en el mercado y si queremos mantener una política sostenible en nuestro hogar y en la empresa está dentro de nuestras manos poder acceder a las opciones menos lesivas con nuestro entorno.

Bolsas de plástico

Según estudios de la ONU en el mundo son utilizadas unos 500.000 millones de bolsas de plástico diariamente. A este gran consumo de recursos indicado en este estudio, debemos de contraponer que poseen un tiempo medio de uso de uno 12 minutos. No llega a un cuarto de hora que, sin embargo tiene un gran impacto para el medio ambiente. Este impacto se ve de manera directa en el mar influyendo en los animales que habitan en el entorno marino.

España ya ha tomado algunas medidas para reducir el uso de estos plásticos de un solo uso por medio de medidas como su cobro o el uso de hasta el 50% de material biodegradable en su composición para 2020 y el 65% para 2025. Lo mejor es la opción de usar las propias bolsas reutilizables.

Cápsulas de café

Las cápsulas de café son un gran problema para el reciclaje. Erróneamente muchas personas las depositan en el contenedor amarillo, pero ese no es su lugar. Muchas marcas ya están estableciendo puntos de reciclaje en sus establecimientos así como reconocidos supermercados, pero, de momento el índice de recuperación de este envase es muy bajo.

El invento de las cápsulas de café es relativamente nuevo así que, obviamente, existen alternativas. Para las personas que se han enganchado a esta forma de consumir café, tienen la posibilidad de adquirir cápsulas desechables o bien optar por la clásica cafetera italiana.

Aceite

Sabías que un litro de aceite puede contaminar 1.000 litros de agua. Además, la grasa que poseen puede provocar atascos de tuberías y canalizaciones, y cuando llega a ríos y mares, crea una película superficial que afecta a los seres vivos que en él habitan. Por lo tanto, debido a su gran impacto en el medio ambiente, es fundamental el reciclaje del aceite y, por eso, se deben utilizar los puntos limpios y los contenedores urbanos.

Cuando el aceite acabe su labor hay que meterlo en un frasco cerrado. Así le damos una segunda y provechosa vida a los envases de cristal. Acumulamos y llevamos a los contenedores de aceite o a un punto limpio o ecoparque.

Cómo ayuda Girsa a reciclar los residuos más difíciles de reciclar

Desde Girsa somos conscientes de la importancia de liberar nuestro entorno de estos residuos difíciles de reciclar, por lo que colaboramos en diferentes proyectos de economía circular para dotarles de una segunda vida.

El primero de ellos es el reciclado de colchones para una construcción sostenible. Se trata de un proyecto en el que colaboramos junto a los campus de Gandia y Alcoy de la UPV . El proyecto ORACLE consiste en el desarrollo de núcleos de poliuretano reciclado a partir de colchones fuera de uso para una construcción sostenible de alto valor añadido.

El segudo de los proyectos, Girsa colabora junto a la Universidad Politécnica de Valencia y la de León, el proyecto ‘Smartmulch’ que propone el uso de la paja de arroz que se produce como excedente en la Albufera como cobertura de cultivos frutales con la incorporación de bacterias que permitirían ahorrar agua, evitar malas hierbas y facilitar nutrientes al campo convirtiéndose en un producto rentable para los agricultores.