Consejos para vivir en un mundo más sostenible, reducir nuestra huella ecológica

11 agosto 2022

Cada año más personas se dan cuenta de que el ser humano se ha convertido en un depredador de recursos y que nuestra única meta es realizar acciones para vivir en un mundo más sostenible. Desde Girsa perseguimos ese objetivo de la sostenibilidad por ello queremos ofrecerte una serie de consejos para reducir nuestra huella ecológica en el planeta.

Qué es la huella ecológica

Aunque nuestra intención no es filosofar, es importante conocer en los términos en los que estamos hablando, por ello te queremos explicar que la huella ecológica es el área biológicamente productiva requerida para proporcionar todo lo que un ser humano consume.

Diversas asociaciones nos proponen sencillas acciones que podemos aplicar día a día en los usos que hacemos de la energía para no llegar a 2050 con la amenaza de tener que contar con tres planetas Tierra para poder abastecernos, o lo que es lo mismo, para regular nuestra huella ecológica. Teniendo en cuenta que las ciudades, la alimentación y los consumos materiales, además de la creciente población, son los máximos responsables de la huella ecológica humana global, una serie de compromisos ayudarían a retrasar la fecha en la que consumimos el presupuesto ecológico mundial.

Lo primero que debemos hacer es pensar en nuestros hábitos de consumo también tienen una especial incidencia en el aumento de la huella energética. Por ejemplo, no esperamos a que las cosas se nos estropeen, sino a que pasen de moda o nos aburran. Por otro lado, en nuestros hábitos alimenticios optamos por consumir mayoritariamente productos procesados y cuyo lugar de procedencia se sitúa a una distancia mayor de 320 kilómetros, con el gasto energético que supone su traslado.

Consejos básicos para reducir la huella ecológica

Las personas poco podemos hacer de manera individual, ya que se trata de acciones globales, pero podemos, con nuestra conducta, influir en otras personas. Por ello, es importante que adaptemos estos tres consejos básicos que nos ayudaran a reducir la huella ecológica:

Reducir la utilización de vehículos particulares en un 50% en todo el mundo y optar por caminar, andar en bicicleta o utilizar el transporte público.

Reducir el desperdicio de alimentos a la mitad en todo el mundo.

Reducir el componente de carbono de la huella ecológica de la humanidad en un 50%.

Cómo has podido comprobar se trata de acciones, en alguno de los casos, al alcance de nuestra mano y que nos pueden ayudar a vivir en un mundo mucho mejor.